UN HOMBRE DE VERDAD

 

La picardía en sus ojos negros, muy negros, su andar, la forma de tomarle la mano… las risas que le sacaba con sus chistes algunas veces tontos… Le hacían recordar que el mundo, a pesar de todo,  es maravilloso que la vida aun con dificultades es hermosa.

Muchas veces le dijo – fresca-  con su ronco hablar…

  • ¿Porque me dices fresca?
  • Eres  fresca…como una fruta. Esa era su forma de  piropearla o preparándole el cepillo de dientes y el vaso de agua después de la comida.

Era un hombre especial, como pocos,siempre estaba para compartir una tarea doméstica,  un juego o un libro. Sus conversaciones enseñaban algo y definitivamente caminar de su mano era reconfortante . 

Salía de él,  un te amo en el momento que menos lo esperaba, la tomaba de la mano con una actitud protectora. Se sentía observada por ojos que delataban amor… Como lo extrañaba.

Fue la única y verdadera perdida cuando su matrimonio termino,  aquel niño de cinco años, que lamentablemente ya no era su amigo, su nietastro. Pero que siempre vivirá en su corazón.

maurice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s