Ellas

Guajira, Colombia/Sara Jiménez

Mi primer novio llegó cuando yo tenía dieciocho años  y él un poco más…puedo recordar su cabello de erizo, sus gruesos labios delineando una hermosa sonrisa, sus deliciosos besos y su moto, donde yo,  algo insegura permitía que me paseara. Hablamos de mediados de los 80…Era a otra época, los noviazgos eran diferentes, las cosas eran diferentes; hoy veo a mi hija cercana a los dieciocho y su decisión, su seguridad, su manera de ver y enfrentar la vida  me confirman los cambios que se han ido dando con el tiempo .

Luna es una joven hermosa, llena de vida y optimismo… poco consciente de la belleza de la que es poseedora .. Mide ciento sesenta centímetros, estrecha cintura, largo cabello que con facilidad cambia de color  y una sensualidad a flor de piel. Se engendró en el  amor, fue esperada con ansia y gratitud, peso poco menos de cuatro kilos  al nacer…lloró durante veinte minutos seguidos, llanto que era aviso de la tenacidad que la caracterizaría, llegó a alegrar aún más, la vida de sus padres y sus hermanos mayores que la quisieron y protegieron desde el primer momento. Fue definitivamente la muñeca de papá y el broche de oro del matrimonio. Un dia le dijo a Laura su madre:  “jamas tendré novio, no me voy a casar y no tendré hijos, pues voy a vivir siempre con Ud.”  Otras de las promesas para su madre eran “la voy a cuidar siempre”, “le voy a dar muchas cosas”  frases similares en todas las jovencitas cuando están en la época en la que no pueden proyectar su vida sin su madre al lado.

Un día caminaban juntas de regreso a casa, y quiso reafirmar su promesa:

“De verdad ma, no voy a tener novio… no quiero, no me gusta”

-Ah,¿ sí? Eso dicen todas, yo le decía lo mismo a mi madre y míreme.

– Es verdad, ya verá…

Su madre la abrazó, le dio un beso y sonrió.

Siempre soñé con casarme, a los diecisiete veía a mis hermanas y compañeras de colegio, tomadas de la mano de sus novios o volándose de clase ilusionadas, para cumplir una cita.    Yo me preocupaba… Era la única sin novio.  Desde los dieciséis años comencé a enamorarme del amor, escuchaba a Camilo Sesto, hablaba alrededor de la mesa con mis amigas y hermanas de las cosas del amor,  preguntaba yo entre otras cosas, sobre cómo se besaba… que se hacía con la lengua, como se controlaba la saliva, bueno cuanta tontera y curiosidad me venía a la mente.  No entiendo ahora,  pero recuerdo que trataban de graficarme un beso utilizando una cuchara .  Escribí tantos poemas en esos tiempos… al amor a la ilusión … me preocupe tanto de los versos y de la rima. Buscaba a cada paso la definición del amor…

Al conocer a Mario pasaron varios días antes de aceptar el primer beso, sentía temor, temor de hacer el ridículo (tremendas las preocupaciones mías, ¿verdad?)  Cuando me entregue al placer de besar no quería parar. Fueron unos hermosos meses… casi un año. Un noviazgo inocente, en el que primó el respeto y la diversión sana. Con el paso de los años no puedo evitar una sonrisa y experimentar una sensación de ternura al recordarlo, se quedo en mi corazón, en el baúl de los recuerdos de la mejor manera. Muchas veces en mi vida he envidiado la tranquilidad, inocencia y pasión por la vida de aquella época, donde las preocupaciones eran otras, tal vez más livianas y a consecuencia el dolor menor.   No recuerdo hoy porque terminó nuestra relación, tampoco recuerdo el dolor y si lo hubo, solo sé que desde esa época empecé a aplicar aquello de que “un clavo saca otro clavo”

No había pasado un año cuando Luna se tomaba de la mano con su primer novio, un jovenzuelo como ella, llamado Juan David al que le siguió Sebastián que duró menos en su papel de novio que un dulce en la puerta de una escuela  … Siguió Cristian con quien lleva más de una año.

Pronto reemplacé a Mario, ahora mi novio se llamaba Eduardo. Todo fue diferente, era un hombre de veintisiete años, atractivo y vivido.

 

Lola Caos

Anuncios

56 thoughts on “Ellas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s