El nido vacio

 

Hace unos 20 años, con  mis hijos pequeños y muy activos ( los sentía a ratos como el putas montado en un rayo) pregunté a una vecina mayor: ¿Cuando acaba  esto? ¿A qué edad se calman? Ella,  muy sabia me contestó: Mija usted está en los gloriosos. (me faltaban los dolorosos!)

La verdad es que no es una tarea fácil la de educar, guiar y preparar a quienes se convierten en el motor de nuestras vida, es tremenda responsabilidad y lamentablemente, como no vienen con manual; de una u otra forma nos equivocamos, aun pensando desde antes de que nazcan “no cometeré los errores que cometieron conmigo”

Tres hombres y una mujer son el amor de mi vida. Mi locura y mi cordura, mi preocupación y mi calma. Mis mejores recuerdos…

Mi vecina no se equivocó, llegaron los dolorosos… Pero no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista. La verdad puedo decir que en esto de ser mamá, son más los gloriosos, los luminosos, y los gozosos!

Parte de los dolorosos se ha dado en los último años, mis hijos ya no viven conmigo. Aceptarlo,  entenderlo,  asimilarlo,  adaptarme,  ha sido un proceso  dificil ( en el que no han faltado las pataletas de mi parte y en el que ellos pacientemente me han ayudado )  Mi pequeña es ahora una madre maravillosa y ya no soy la mujer en la vida de mis hombres. Las cosas son como deben ser y lo que no  cambia por mucho que ellos suspiren y digan “ay mamᔡes que los veo como mis niños y lo haré siempre!

Siempre tuvimos largas y deliciosas conversaciones y es para mi motivo de felicidad, que aun en la distancia o en medio de las ocupaciones del diario vivir saquen tiempo para su madre, para un café, una ida al super o una skypiada.

No sé porque me dio por escribir esto (no es un mensaje para mis hijos, ellos bien saben cuánto los amo y cuan orgullosa me hacen sentir) quizá  es para decirte que si no has llamado a tus padres lo hagas o  que si estás viviendo el síndrome del nido vacío… Llames tus hijos a relación,  está bien enterarlos de cuán difícil es para ti.

La tristeza, la soledad, el desasosiego pasarán… Ya sabes, la naturaleza es sabia, lograras nuevamente el equilibrio y este dificil trance aunque no lo creas, traerá a tu vida nuevas alegrías y oportunidades.

Si no estás en ninguno de los dos lados si todo va bien con tus padres y tus hijos aun están pequeños pues disfrútalos, disfrútalos! No imaginas lo rápido que crecen.

Lola Caos

 

“Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre.”  Gabo

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

7 thoughts on “El nido vacio

  1. No hay escuelas para padres porque todos son distintos ( hijos y padres ).
    Cuando son chicos tenemos que andar detrás de ellos por sus travesuras infantiles.
    Entonces deseamos que crescan pensando que no nos darán tanto trabajo. Pero al crecer nos dan preocupaciones!
    Pensamos, cuándo se casarán para que sienten cabeza.
    Pero cuando se van de casa los extrañamos.
    Ahí nos damos cuenta que chicos o grandes forman parte nuestra y los queremos.
    Pero ya tienen su vida.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s