La pequeña Lola

 

 mama

 

Una tarde, en una  carretera,  en la cabina de un camión varado en carretera, esperaba yo  a mi tío, que  se retiro caminando hacia el pueblo mas cercano para buscar solución al impase, no esperaba sola, a mi lado estaba Tinguaro;   el ayudante. A quien le debo mi primer recuerdo del  exterior del aparato reproductor masculino,  algo así como una plasta de vaca … No logro entender… ¿como funciona la cabeza de alguien que encuentra placer en asustar a una niña de 5 años de esa manera?  Un año después  el profesor de una pequeña escuela de vereda, posaba su mano sobre mi parte noble…  Cada tarde, me paraba junto a la ventana del salón de clases ( fascinada por  la naturaleza)  Y el educador sin rostro,  de mano caliente… Como si mi calzón fuera un bolsillo, metía su mano con movimiento preciso.  Yo nunca dije  nada, ni a el, ni a nadie … No se porque. Pasaron muchos años para que entendiera lo que paso, para que supiera lo que habían hecho realmente en mi, esa mano asquerosa, ese corazón podrido, esa mente perturbada… Y esa plasta de vaca.

Anuncios

La pequeña Lola

Desde chica me sentí “extraña” diferente.  Por muchos años no encontré mi lugar en el mundo… De joven di bastantes problemas,bastantes, no pocos.  Un día vi la luz, inicie mi hogar… Con un buen esposo y bellos hijos que llegaron pronto, durante 7 años fui “normal” Luego todo cambio y me vi sola… El tipo con el que envejecería, aquel que me llevaba de la mano por  “el buen camino”… No estaba.  Volví a sentir el desamor y la mayor inseguridad   vivida… Volví a ser esa niña que intentaba esconderse en el colegio para no  ser rechazada… No caí nuevamente en la droga, pero si, en las relaciones  complicadas… Una y otra vez estaba sola.

No me sentía amada, esa sensación de pequeñez y temor la recuerdo desde muy chica, tanto que he intentado sanar mi niña interior.  Siento  tristeza por la niña de la foto, intento volver atrás, abrazarla y decirle que todo estará bien, pero la verdad no soy una buena mentirosa.

Lola

Orgullo gay

mm

Creo en Dios… Un Dios que es amor. Según entiendo, el verdadero amor  da libertad, no  juzga y es incondicional. Me conecto con El en muchos momentos y espacios.

Hoy Salí y de repente me di cuenta de que la Avenida Central estaba cerrada, al ver la policía pensé:” Una manifestación más” (cosa que no es rara aquí) “Quizás esta vez sea por el derecho a hacer pan en tu apartamento sin que el vecino se queje a recepción diciendo que le estas metiendo ruido”

Me acerque y me di cuenta que era una marcha por los derechos homosexuales, ante tanto color, tanto optimismo… Me emocione y llame a mi hijo, estaba cerca; después de un café, juntos nos perdimos en la marcha… Experimente alegría. Por un momento soñé con un mundo de igualdad, sin odios, sin rencores, sin etiquetas… Todos bailaban, sonreían, las parejas se tomaban de la mano con libertad y sin temor. Aun muchos de aquellos que en la vida cotidiana se esconden en un closet, se permitieron unas horas de libertad.

El Dios en el que yo creo… Seguramente en ese momento sonreía, como sonreían muchos, como sonreía yo, cautivada ante toda esa expresión de contento y albedrío.

Yo, una madre , con cierto sobresalto ante la discriminación. Una madre que pide a Dios por sus hijos y que además teme que su hijo gay sea víctima de la segregación y la mala intención de los de mente estrecha.

Hoy mi corazón se regocijaba en el amor, en la seguridad de que no están enfermos, ni poseídos por malos espíritus… Sentí amor, amor puro con certeza de que entre toda esa multitud… Muchas personas eran buenas, buenas de verdad, verdad… Hijos preocupados, hermanos amorosos, parejas respetuosas, ciudadanos de bien.

Ni mi hijo, ni el hijo de nadie merece sentirse mal, por culpa de una sociedad inescrupulosa y amante de hacer juicios, puedo además asegurar que mi hijo y su pareja, de quienes no me canso de decir me siento orgullosa, son más hombres y más berracos que algunos varones heterosexuales.

Lola Caos

La mujer en el espejo

La mujer en el espejo se llama Lola,  es una mujer con historia…  La locura ha rondado su vida. Una mujer, que esconde, con gran tristeza  los errores y pérdidas del pasado. Una mujer con demonios que atormentan su vida.

Ante su imagen reflejada en el espejo, Lola  no pudo evitar sonreír, no le gusto lo que vio. Retiraba el maquillaje con el que horas atrás intento disimular sus ojos caídos y su piel cansada. Maquillaje que la convertía en un payaso más de la vida.

Muchas preguntas revolotean en su cabeza… Preguntas que probablemente no tienen respuesta. Pasa por un momento difícil,  en el que se siente sola aun acompañada, un momento en que lo vivido pesa.  ¿Qué puede hacer para detener el paso de los años? ¿Cómo corregir lo que hizo mal? ¿Cómo recuperar el tiempo perdido? ¿Cuál fue el error a la hora de amar?  Porque tuvo que haberlo… ¡Todos sus amados, unos más temprano que otros, la dejaron sin pensarlo mucho! Y ella que amo con alma vida y sombrero no podía entenderlo…   Intento ser la mejor amante… La mejor amiga… La dama en la sala y la puta en la cama  y aun así  se largaban…. No quería envejecer sola y a cuenta de eso aguanto lo que no debió aguantar.

La amargura, que queda tras la acumulación de desengaños, desaciertos y desamor,  la entristece… Hace mas evidente  el deterioro físico que deja el paso del tiempo.

En ese momento había empezado a llorar, estaba cansada de lo vivido,  de lo sufrido,  de lo gozado.

.

¿Sazonando la vida con pimienta?

20180502_160403.jpg

 

Después de lidiar por unos minutos con un ser cruel y falto de empatía  (como buen narcisista). Un ser al que paradójicamente un día amo… Bueno quizás el dolor ante el egoísmo del tipo es indicativo de algún vestigio… Un ser al que ( como buena mujer maltratada emocionalmente) le da la oportunidad,  de humillarla una vez mas.  Sale nerviosa y alterada de esa habitación,  queriendo ensayar su gas pimienta “por si el monstruo la perseguía” … Le quito el seguro y a la altura del rostro, presiono el dispositivo en la parte indicada para esto… Pero como buena boba, no, no… Como buena Lola… Pasó por alto que apuntaba hacia su cara… Ahora Lola prueba  de primera fuente que este spray es una buenísima opción de defensa personal, si apuntas claro  esta, al posible atacador.

Y que no nos pase como a ella… 24 horas de dolor insoportable, de temor a quedar ciega y de tristeza reconociendo su  torpeza… Ante un accidente como este:  Lavar la zona afectada con jabón de cocina y bicarbonato de soda, te dará alivio. Y podrás concentrarte  en el verdadero problema.