¿Herida a la paz? o ¿Apuesta a la paz?

  Un paso hacia la paz ( Escuchenlo)

Papá me contaba historias de “La  época de la Violencia  en Colombia”  (período de enfrentamientos entre el partido liberal y el conservador principalmente entre 1948 y  1958 que dejó de 200.000 a 300.000 personas muertas)  Él era un niño cuando su familia fue desterrada  de sus tierras por el partido político contrario, y mis abuelos  con 11 críos iniciaban el calvario, dias que quedaron grabados en la mente de mi padre y que influyeron en su manera de ver y vivir la vida, dias que sin vivirlos están presentes en mi mente al sentir de pequeña, el dolor del recuerdo en la voz de mi padre.

En el colegio escuchaba del ELN  (ejército de liberación nacional)  Posteriormente supe de los enfrentamientos entre el ejército y el  desaparecido M-19  (grupo guerrillero que surgió después de las elecciones del 19 de abril de 1970)

Por muchos años sentí y viví de cerca la violencia de los carteles de la droga, sabía de ajustes de cuentas, de los paramilitares, de la delincuencia común … Masacres, sangre, mutilados, viudas, huérfanos…  Secuestros, etc, etc

Las farc  haciendo ochas y panochas… Años escuchando,  viendo en televisión  la sangre que a su paso dejaban… Las lágrimas y gritos de auxilio.  Una que otra vez participé en marchas donde se pedía la libertad de los secuestrados… Morí de emoción con la operación del ejército que liberó a  Luis Eladio Pérez, Ingrid Betancourt y otros secuestrados  (La operación Jaque/2008)   Goooollll para las farc, tengan pa que lleven.

Años y años de violencia… Años de guerra, de llanto de madres…

Quiero decirlo en castellano simple, no soy socióloga, ni profe de historia, así que no daré cátedra.

Creo en cuanto al acuerdo de paz y el voto por el Si o el  No del plebiscito que  a estas alturas del partido el que lo entendio lo entendio.

Desde la vez que escribí ¿Herida a la Paz?  He leído, me he informado, he escuchado argumentos con bases sólidas y tengo una opinión diferente o para decirlo mejor, mas clara , por esos dias me sentia muy confundida con el tema además de que la desinformación era grande. No podemos confiar en runrunes y campañas politiqueras.

No me interesa entrar en controversia con nadie. Yo estoy clara, se que la paz viene de un proceso, no llegará de la noche a la mañana, siempre he pensado que es mejor arrepentirse de lo que se hizo y no le lo que se dejo de hacer. El perdón es importante y necesario… Esto no debería tratarse de lo que dice Santos o Uribe. El cuento para mi es: ¿le apostamos? ¿intentamos?

¿Que tal si pensamos en las madres de los soldados? ¿si pensamos en los que están en medio del fuego cruzado?

Los invito a hacer un voto a conciencia y a preocuparse por el mas grande de los problemas en nuestro pais: La corrupcion.

Preocupémonos por no volver a subir al poder a los que ya han dejado la cagada…

 

Lola Paz

¡disculpen !

Lola Caos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Entrevista a la bestia

bestia original

 

Como prometi,  aqui la segunda parte  de la entrevista a a la bestia, creo que hay mucho que preguntarle asi que si recibo preguntas que uds quisieran hacerle,  podríamos pedirle nos regale otro poco de su tiempo para contestar… 

 

_En la primera parte de esta entrevista creo que todos te percibimos muy humano, así que ahora quiero saber ¿Porque eres una bestia?

_Bueno querida Lola… Soy una bestia quizás porque cuando el ser humano agota todas sus posibilidades de ser una persona se convierte en bestia y eso quiere decir que el corazon ya no es tan blando,  ni palpita sangre a las venas,   tus pensamientos  no  son tan elásticos… Probablemente tu cabeza, tu cerebro se han convertido en una loza… En una piedra. Soy una bestia  quizá, porque  ya nadie se fija en mí, como una persona… Una persona  a quien se puede querer y amar, entonces te vas volviendo agreste, te vuelves salvaje y entonces cuando nadie te mira a los ojos, cuando nadie te dice te quiero ahi te das cuenta que el hombre dio espacio a la bestia.

_¿Como reconoce una bestia, otras bestias?

_Es una pregunta algo dificil…Intentaré estar a la altura de ella. Bestias hay muy pocas en este mundo y como yo creo que ninguna, a veces cuando vas por la calle paseando y otra bestia se acerca a ti, es como si hubiera un campo de fuerza alrededor de nuestros cuerpos, que cuando se arrasan crean una estática,  unas chispas que hacen que salgamos despedidos una de otra… Cambiandonos de acera mirándonos de manera desafiante mientras gruñimos y afilamos las uñas contra la acera, cada bestia termina en posición de ataque… Generalmente se desiste de un ataque y cada una toma su rumbo ignorando a la otra… Ni amigas, ni enemigas…

_¿Que tantas bestias has encontrado en tu vida?

Pues me he encontrado algunas bestias vestidas de princesa, de esas que te devoran y te dejan completamente desnudo.

_¿Alguna bestia ha llegado a ser tu amiga o tu amigo? 

_Algunas de las bestias con las que crecí han muerto dejando un gran vacío, las otras están dispersas por el mundo. Crecimos en un ambiente hostil que nos hizo fuertes. Bestias que vivas y muertas cuento como bestias maravillosas. Con las que aun viven mantenemos de alguna forma contacto.

_¿Que amas y que odias de ti como bestia, de las bestias que has conocido, de las bestias en general?

_ Soy tozudo, cabezón (tal vez tiene que ver con mi signo zodiacal) y lo que me gusta de la bestia que llevo dentro es la tranquilidad.. La paciencia…Que soy cariñoso, romantico y fiel. De las otras bestias prefiero no hablar.

_Con una o dos palabras responde a la palabra…

Amor: Eternidad

Guerra: Sufrimiento

Paz: Desigualdad

Belleza: Hipocresía

Escritor: Mago

Bloguero: Arte llano

 

Para terminar,  agradecer a la bestia y citar a Aristóteles

“El hombre solitario se convierte en una bestia o un dios”

 

Lola Caos

Mi viaje

sobre-cordillera-de-los-andes-chile
Cordillera de los Andes (Santiago de Chile)

 

El caballero a mi izquierda se llama Carlos, su sombrero “voltiao”  hace pensar en el trabajo de una ingeniosa y laboriosa india bajo el cobijo de un  multicolor atardecer,   a Carlos lo acompaña Lina, su esposa, una joven  y hermosa mujer que intenta con su cámara tomar una foto a través de la  ventanilla,  intenta capturar una buena imagen… De una nube, los Andes, un ovni o una flota de estos,  mientras Carlos  se dice: “Espero que la cirugía de senos y estas vacaciones logren que ella olvide aquel adonis de pacotilla que conoció en el gimnasio”

A la derecha más abajo,  se encuentra Mark el rubio prolijo, atractivo  y muy serio,  imposible calcular su edad, al menos para mí lo es,  puede tener 35 años o 50. Atraviesa un  mal momento con Phil su compañero de vida hace 5 años, así que este  viaje de negocios le viene de maravilla para escapar de los asfixiantes celos de su pareja, probablemente a su regreso vuelvan a tomarse de la mano y decirse cuanto se aman solo con mirarse. Quizá retomen las caminatas por la playa cercana a su casa, quizá la brisa marina traiga la reconciliación y la confianza.  Ahora debía concentrarse en la conferencia que dictaría esa tarde

Anita, la niña de cabello ensortijado sentada delante mío se apoya de cuando en vez en el respaldar de su silla para mirarme y mostrarme su lengua teñida de verde por el dulce que come… Me transporto a recuerdos de mi niñez. En sus ojos solo veo alegría,  inocencia y hambre de conocimiento.

Esta vez interrumpió mi pensar una aguda voz  femenina, era una mujer graciosa en su aspecto, seguramente su historia es interesante, atraía mi atención preguntando:

_¿Es la primera vez que viajas a Chile?

_sí.

_Yo soy de Santiago, me llamo Javiera.

_Sonreí, no tuve tiempo de mas.  En cuestión de pocos minutos supe su apellido, edad, oficio, gustos, situación económica, algo de su vida amorosa… Falto solo su historial médico.   Javiera hablo, hablo y hablo, su voz chillona retumbaba en mi cabeza, lo último que escuche o al menos entendí en su rápida forma de hablar fue “cachay”

¿Qué significaba? No quise preguntar,  sería como darle cuerda.

Llegué a pensar que si la tapaba la boca sacaría letreros, hablaba tanto, ¡tanto! Que hablaba más que yo y eso es mucho decir… Se detiene, deja de vociferar… ¿se canso?, ¿ya lo dijo todo? ¡GENIAL!

Yo ahora solo descansaba.  De repente  mis oídos escucharon un chillido incomodo y desagradable, mire a mi lado y Javiera había vuelto a abrir su boca, yo buscaba con mi mirada una puerta de emergencia por donde escapar así  significara saltar del avión. Qué espanto ¿ como la callarla? ¿y si me hacía la dormida? NO!  Ya era tarde… respire,  puse  cara amable, aunque para ese momento había en mi el mínimo de simpatía por la señora Javiera Lara… ¿dígame señora Javiera?

_Te estoy pidiendo me cuentes de ti.

Bueno al menos era eso,  ya era justo que yo hablara de mí.

 

Lola Caos

 

 

Romanzones

“El amor es eterno mientras dura”.  Gabriel García Márquez.

Sara Jimenez

“En todo momento de mi vida hay una mujer que me lleva de la mano en las tinieblas de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en las cuales se orientan mejor con menos luces” . Gabriel García Márquez

Por mi vida y mi cama han pasado  grandes y pequeños hombres, no necesariamente los grandes fueron buenos amantes. y no todos pasaron por mi cama ( valga la aclaración). También quisiera dejar en el acta para las que no lo saben… Que NUNCA se dice cuantos amaste y menos a “tu hombre”  Si la esposa de mi hijo me  hubiese preguntado quizás aún seguirán  casados. A los hombres les gusta que mintamos:  

Tu eres el primero, o el segundo, o el tercero (¡ hasta ahí!).

Tu eres el que mejor me ha hecho sentir…( ensayen a decir lo contrario, nunca lo toman bien)

¿Sabes? Nunca había hecho “eso”…

No quiero que pienses que a la primera voy a la cama con un hombre, esto paso solo contigo.

Es triste…¿porque les gusta tanto mentir y que les mientas? ¿No sería muy correcto decir oye lo haces super mal… o mira tu eres el 101?

En algun momento me sentí como la protagonista de la canción La Lola de  Café Quijano. Bien cierto que donde yo ponía el ojo ponía la bala…aunque puse  mal el ojo muchas veces. No he estudiado psicología,  pero deduzco que por  mi  ya mencionado afán y por lo traumático de “mi primera vez ” mi autoestima en muchas ocasiones no estuvo en su mejor punto.

No faltó el drogadicto, toma trago,  que siempre justificaba sus vicios con lo mal que le iba en la vida y bueno ahí estaba yo, Siempre lista (como boy scout) para ayudarlo, acompañarlo y salvar su alma. Y realmente lo unico que logre fue pasarla bien, olvidar ciertas responsabilidades y convertirme por un tiempo en consumidora ocasional. Una de sus “defensas” fue decirme que su ex mujer le hacía brujería para no dejar la droga y mucho menos a ella ( si, un dia me di cuenta que  como valor agregado… me ponia los cachos)

Pero que no se preocupara mi amor… Al frente de mi casa vivía una renombrada bruja… Ja, yo tomaría el toro por los cachos! como yo lo veía ella era mala y yo buena, así que con ayuda de mi vecina y mi incondicionalidad … Triunfaría nuestra relación. la bruja me confirmo que “mi hombre” estaba “trabajado” ella podía tumbar ( deshacer ) el maleficio. ¡Que suerte la mia! Encontrar ayuda  tan fácil y cerca. Para iniciar “el trabajo” mi vecina necesitaba la mitad del dinero por adelantado, con bastante esfuerzo se lo entregue… Libraría a este hombre de las garras de una mala mujer y de la droga.

El  asunto no funcionó, ella se justificó diciendo que era magia negra y que ella trabajaba con magia blanca… Excusas!!!!

Compre libros de magia y velomancia, esto no me quedaría grande. Durante meses hice altares de velas, el baño de mi habitación parecía el altar a un santo. Me canse de comprar velas, miel, canela y marcar el nombre de mi amado en ellas. Me canse de la situación (eso de aguantar cachos y de vivir prendiendo velas no es para mi)

Me vencí ya llegaría otro buen amante y el dinero me rendiria mas. La parte seria es que dejarlo dolió y bastante.

Ame también un hombre 8 años menor que yo , ese era bueno para todo, junto a él me rei mucho. Pero como no hay perfección me aburrio que cada que teníamos una discusión o desavenencia corría a esconderse bajo las faldas de su madre.

Conocí un caballero, muy galante .. invitaciones glamurosas y especiales. Detallista y gastón ( ¿a qué mujer no le gusta eso?) Y como dicen que sin tetas no hay paraíso, me ofreció regalarme la cirugía ( tengo el mismo gusto que menciona Shakira en una canción  …  suerte que mis pechos sean pequeños para que no los confundan con montañas) Lo frustrante de esta relación : quitarse la ropa para él, era una gran pérdida de tiempo.El hombre había dedicado gran parte de su vida a acumular dinero y se le había olvidado vivir…Parecía que el arte de amar era para el…  Nada.

Terminaré hoy con algunas de las estrelladas de mis compañeras y mías:

“Chicas, llevaba yo casi cuatro años con un fulano, creía yo que era una relacion seria y madura entre dos personas adultas, separadas, profesionales… Así que le hice la pregunta del millón: ¿ te parece si organizamos un proyecto de vida juntos? Qué creen… la reacción del tipo de huida, tal como perro purgado… El pendejo pensó que podíamos ser novios por los siglos de los siglos…”

“yo tuve un imbécil parecido… Hizo todo lo posible por llamar mi atencion, por conquistarme. La pasamos super en todos los aspectos, hasta que un dia me dijo que nos viéramos cada dos meses… Entenderán que ese dia me despedi, escribí su nombre en el libro del olvido. Para un man que solo sirva para eso, prefiero comer a la carta”.

” Conocí un tipo super buenon, todo en él era interesante y atractivo . seguramente la química nos haría estallar en cualquier momento. Un dia fue a casa y mientras yo le servía el café tuvo la maravillosa idea de besar mi cuello  (tomen nota chicos…El cuello). Pero cuando me tenía en la cama, justo antes de … Pregunto: ¿Tú cómo planificas? Sabrán que no hubo sexo, ni química, ni estrellas, ni gemidos. Volvimos a la sala y tomamos café  (frío)”

” Esos maduros solitarios son los más peligrosos, viviendo como adolescentes después de los 50″

Ya aconseje hoy a las mujeres… mucho cuidado con lo que dicen y como lo dicen y a los hombres debo decirles que para nosotras las mujeres es mucho mejor que nos hablen con la verdad desde el principio…¿quieres solo un romanzon? pues dilo!

Lola Caos

frase_amor_Frida_Kahlo
De la Web

La Escoba, el trapero y yo

Foto Sara Jimenez

¿Seré yo la mejor empleada del servicio de alguien?

Mi primera vez como empleada  del servicio fue para Martín. Necesitaba trabajar así que ofrecí a éste joven que vivía solo, hacer el aseo en su departamento y cocinar.  Me costó algunas lágrimas acostumbrarme, este trabajo era lo que podía hacer en el momento y por lo tanto debía hacerlo bien y con gusto.  Cuando Martín se fue de la ciudad, yo busqué un nuevo trabajo. Llegué a casa de Silvia, señora que se recuperaba de una cirugía a la cadera consecuencia de un accidente en moto. Silvia era la amante de un tipo, tipo que me acosaba por lo que no soporte mas de un mes.

Después quise dedicarme a hacer aseo por días, ya que pensé que era más práctico.

Viví  y aprendí varias cosas trabajando en casas de familia.

Trabajar como empleada domestica para hombres  solos, es mas facil, no les importa cómo lo haces, les importa creer que lo hiciste (como en casi todo).¡

Todas las señoras creen saber la forma correcta de barrer, sacudir, lavar el baño, quitar el polvo, así que cada vez que llegas a una casa, debes aprender o aplicar un método diferente. En realidad nunca me dijeron: “ok, lo haces bien”.

¿Qué decir de la amable mujer que saca del entretecho mas y mas cosas sucias?! ¡Es muy común que una ama de casa espere que una haga en un día lo que ella no ha sido capaz de hacer en meses!

No siempre eran momentos incómodos, regaños y cátedras interminables sobre cómo hacer el aseo correcto. Me encontré también en algunas ocasiones con personas con tacto para decir las cosas. No falta eso sí, aquella señora que mira a la que va a hacer el aseo como alguien inferior. En una de estas casas  la señora María me hacía sentir “cuál era mi lugar”, en especial a la hora de la cena, ya que me tocaba comer sentada en el patio de ropas, no en la cocina,  y mucho menos en el comedor.

El aseo donde la señora Consuelo era cosa de locos. Más de una vez quise salir corriendo, pero me detenía la ilusión de recibir al final del día mi pago completo. Mientras aguantaba ciertas cosas, me sostenía el hacer cuentas de qué iba a comprarle a mis hijos con esos pesitos. Doña Consuelo tenía alrededor de 70 años, vivía con su hija Piedad de unos 45 y su nieta Paz de 20, así que yo recibía órdenes de tres personas diferentes. Una quería que lavara el baño primero, la otra que hiciera el almuerzo y la otra que corriera un bulto de tierra de un patio para otro. Debía seguir los caprichos de las 3. Cada que me llamaban, de esta casa salía más tarde de lo planeado; generalmente trabajaba 8 horas por casa, pero aquí nunca salía antes de las 10 horas. Lo que más me incomodaba (más que Doña Consuelo “metida” eternidades  en el baño cuando sabía yo esperaba afuera para lavarlo, más que la petición a punto de salir ,de que pasara otra vez el trapero) era que aquella anciana guardaba todo tipo de sobras en el refrigerador y acumulaba envases, latas de alimentos, la botella donde venía el aceite, la lata del atún, entre muchos otros. Según ella, todo tenía utilidad, y esperaba de mí que lavara y organizara todos estos envases que ocupaban bastante espacio en el patio de ropa, y que clasificara las sobras en el refrigerador. Entenderán que ésta labor tomaba  buen tiempo, pero en realidad lo incómodo, lo molesto de esto, era que casi siempre estando a punto de terminar llegaba o la señora Piedad sin piedad por mí, o la joven Paz acabando con la paz lograda ese día y me ordenaban: “Ya sabe, en un descuido de Consuelito ¡tire todo a la basura!”

Si no obedecía me exponía a perder mi trabajo, pero si seguía esa instrucción también. El caso es que pensaba, “bien, son dos contra una”. Debía entonces tirar los tesoros de la señora Consuelo, ya encontraría ella consuelo en algo, quizás en las plantas de su jardín.

No miento si comparto con ustedes que como mínimo cada vez salía de la cocina y el patio de la señora una bolsa grande, llena de estos “tesoros”. Creo eso si, que si alguno  me hubiera visto tratando de sacarla a la basura sin ser interceptada no podría evitar reír. Una noche, salí tan tarde y tan cansada, que decidí no volver y estas tres mujeres pasaron al olvido.

En este tiempo como asesora del hogar aprendí a trapear de diferentes maneras. Hoy me pueden preguntar lo que quieran sobre los diferentes estilos; preguntenme sobre qué escoba usar, cómo aplicar la cera según el tipo de piso, y cuál es la mejor manera de lavar el baño. Otra cosa sobre la que podrían preguntar, es cómo sacar las molestas manchas dejadas por algunos desodorantes en camisas, camisetas y polerones. Por falta de tiempo compartiré solo uno de los trucos aprendidos: Si la lavadora falla o simplemente no hay, ¡remoje la ropa previamente clasificada por color en una ponchera grande (no olvide usar un buen detergente), y cada vez que tenga tiempo, entre uno y otro quehacer, entre en ella y marche fuertemente; luego enjuague, escurra y extienda!

Lo verdaderamente importante que en este tiempo aprendí es que fui muy injusta con mis empleadas. No se trata solamente de pagar bien, y tratar de tú a tú; se trata también de ser considerada con el tiempo, respetar  que estas mujeres que colaboran en nuestro hogar tienen el suyo propio y muchas veces hijos que ansiosos las esperan.

Me gustaría volver a ver a Maye, mi antigua empleada,   quiero pedirle disculpas, ya que más de una vez ella había terminado sus labores y yo con alguna excusa la detenía: “Maye,¿puede acompañarme mientras mi esposo llega?”,  “Maye, se le olvidó limpiar la mesa”, o “Maye, voy a salir y necesito que me espere”.

Entendí, cuando yo quería que me “dejaran salir” el deseo, la preocupación de esa buena mujer por ir a ver sus hijos, por atenderlos aunque sea un poco de tiempo. Durante el trabajo yo pensaba todo el día en mis hijos.  ¿Quién dice que Maye no lo hacía?, ¿Quién puede juzgar a  la joven Melliza por no cuidar bien de Nairobi si no podía cuidarse ni de ella misma?  Y María, la “exigente” María, ¿quién puede saber qué había detrás de sus gustos?

Sentía  yo deseos de llorar, de gritar cuando disponiéndome a salir de una casa, la jefa de turno me decía: “No se puede ir hasta que no limpie las porcelanas” (¡ y les juro ya las había limpiado!)   Me devolvía sumisa y las limpiaba una vez más. Tenía claro que la dueña de casa sostenía la sartén por el mango, no yo.

¿Cuántas veces les hice lo mismo a mis empleadas?. ¡Por Dios!. Si hoy sé que todo vuelve a empolvarse, a ensuciarse. Hoy sé que hay mucho más que mantener la  casa en orden, hay mucho más que clasificar y calificar los oficios. Sé que todas las profesiones, todos los oficios tienen gran importancia y validez. Sé que es tan importante la labor del abogado en los tribunales, como la del veterinario en aquella granja de crianza de sementales. Sé que con igual orgullo puede tener la frente en alto el médico que acaba de acertar en un complicado y esquivo diagnóstico, como la empleada del servicio que llega a su casa cada mañana para que él pueda salir al hospital, su señora a impartir clases en la universidad, y sus hijos al colegio.

 

Hoy, pasado el tiempo y recordando mi desempeño en los dos lados, uno como dueña de casa y otro como asesora del hogar, puedo decirles que me siento más orgullosa del  segundo.

Hoy no puedo decirles cuándo inició mi “romance” con la escoba y el trapero, pero puedo decir que nunca faltan ni faltarán en mi casa o la del vecino.      

 

Lola Caos